La Revolución de los Claveles. Un 25 de abril

El día 25 de abril de 1974 Portugal vivió la revolución que sacó al país de una dictadura que duró más de 40 años.
La relevancia de la revolución no radica sólo en lo conseguido, un estado democrático, sino también en que fue una revolución pacífica.
Su símbolo es el clavel: el clavel en el cañón de los fusiles.
Antonio Salazar, profesor de derecho en la Universidad de Coimbra, se fue introduciendo en la política portuguesa después de que el 28 de mayo de 1926 el poder fuera tomado por el Ejército mediante un golpe de Estado. Primero fue nombrado Ministro de Finanzas y en 1932 es nombrado Presidente del Consejo de Ministros.
En el año 1968 que fue destituido por incapacidad y en 1970 murió.
Después de Salazar, su sucesor, Marcelo Caetano mantuvo la dictadura. En 1974 un golpe pacífico lo desbanca del poder y se exilia en Brasil, así desaparece el Estado Novo* (como había bautizado Salazar a la etapa de su gobierno) y se instaura la III República.
* Estado Novo: régimen corporativo, tradicionalista y autoritario con afinidades al fascismo
Durante los 48 años que duró la dictadura hubo diferentes fases y posiciones del país a nivel internacional.
En este período se intentaron más de una docena de golpes de estado siempre erradicados o abortados antes de su puesta en marcha. El anterior al del 74 fue encabezado por la población civil en 1968, sin éxito.
La economía se encontraba en una situación crítica y las guerras coloniales no hacían más que empeorar la situación.
En 1973 la revolución se empezó a diseñar desde las filas del Ejército (MFA).
Los “Capitanes de Abril” el 25 de abril de 1974 a las 00:25 oyeron la señal en Radio Renascença: sonó “Grândola, Vila Morena” de José Afonso y esa música fue adoptada como himno de la revolución a partir de entonces.
A pesar de los avisos para que la gente se quedara en casa, la población salió a la calle y participó en la revolución, seis horas después el régimen dictatorial estaba derrumbado.
El clavel era la flor de temporada y por las calles de Lisboa se concentraron militares y civiles en la marcha de las flores, dándole el nombre y el símbolo a la revolución. La Revolución de los Claveles (A Revolução dos Cravos).
El 25 de abril es fiesta nacional en Portugal y suelen realizarse actos conmemorativos y celebraciones cívicas.
Actualmente y al recordarlo, son muchos los que se enorgullecen de su revolución pacífica y de que con ella se acabara una dictadura que ya duraba mucho tiempo.
Pero también hay quien cree que la dictadura ni fue tan larga ni tan mala y era la solución a la que se podía optar en la circunstancias de crisis en las que se encontraba el país desde los años 20.
En los libros del Estado Novo se definía a Salazar como “el sucesor patriótico del héroe liberador de la nación, Juan IV de Braganza*”
*Juan IV de Braganza dirigió las guerras de independencia contra España, logrando separarse de la Corona española en el año 1640.
Un 25 de abril se logró libertad, fuera quedó la represión, la censura. Un 25 de abril, el de 1974, formó parte de la historia de Portugal y marcó la evolución de país, tanto a nivel político, como económico y social.
Para bien o para mal pasó, como pasaron otras cosas.
Anuncios

2 comentarios en “La Revolución de los Claveles. Un 25 de abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s