Mirando hacia delante. Creo en Portugal

Cualquier fecha de aniversario es siempre utilizada para hacer memoria de cómo estaban las cosas y cómo han evolucionado de entonces. Con esta disculpa en Portugal se ha creado un clima de debate retrospectivo sobre el 25 de abril y los valores que lo inculcaron. Como he podido ver por las noticias publicadas en los principales periódicos y por los comentarios de los lectores, muchos se plantean si todas esas bondades de libertad ahora son maldades en el poder.
No seré yo la que haga análisis de estas críticas, no soy quien para evaluar determinados asuntos. Perdí mi condición para ello una vez que ya no vivo en Portugal, aunque su realidad me siga tocando de cerca.
Lo que sí creo que pueda hacer, y creo que de este modo contribuiré al progreso, es reafirmar una y otra vez las potencialidades que tiene Portugal en su mano.
Cuando se habla de Norte en Portugal, se habla de industria y no es equivocado hacerlo en estos términos, el norte de Portugal es la parte del país donde se concentran las industrias textiles, madereras, metalúrgicas, papelera, farmacéutica.
Antes de la crisis la industria tradicional estaba pasando por una etapa de remodelación, pero llegó la crisis mundial y con ello el cierre de muchas de esas fábricas. La consecuencia se agravó porque no solo se trató de cierres de fábricas puntuales, se trata de reducciones de plantilla de otras tantas y, por tanto, de quiebra de sectores completos.
No obstante, y como el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, dijo (no me meto en si fue campaña electoral, crítica al gobierno o se extralimitó en el discurso del 25 de abril) en el Norte de Portugal existen todas las condiciones para que se convierta en un foco de las nuevas industrias creativas y culturales. Tiene todo lo necesario para que se cree un cluster en torno a estas industrias: arquitectura, comunicación, diseño, imagen, arte.
Desarrollar estas potencialidades no será nada nuevo para el Norte, ya que todas esas condiciones existen principalmente porque ya se está trabajando en ello.
En el año 2008 nació la Agencia para el Desarrollo de las Industrias Creativas (ADDICT) que cuenta entre sus asociados con la Universidade do Poto, la Junta Metropolitana do Porto, la Fundación Serralves y la Fundación da Casa da Música, pero son 49 entidades las asociadas. La convergencia de educación, investigación, entidades privadas y públicas, tienen la capacidad de crear espacios de desarrollo.
Pero ya no solo hablando de las industrias creativas, también podemos incluir el mar como fondo permanente en los 1793 kilómetros de costa. El mar es moneda de cambio en Portugal, ya sea por la industria naval que requiere, por la industria farmacéutica que se le puede asociar, oceanografía, energías renovables, turismo, actividades deportivas…
En resumen, no es nada nuevo que se venga a hablar de estos caminos para remontar el vuelo. Y mi contribución para ello solo pretende tener efecto-recuerdo en quien por momentos lo olvide y efecto-descubridor en quien, por casualidad, no lo supiera.
Va a sonar a lema de Revolución, pero para empezar a salir del agujero, entre muchas otras cosas, lo primero que hay que hacer es creérselo. Creer en las propias capacidades y esforzarse para conseguirlo.
Yo creo en Portugal.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s