Miramar, playa y embrujo

El clima del norte de Portugal, es a veces bueno a veces malo. Es clima del Norte.
Cuando sale el sol es el sol más apreciado del mundo, cuando aparecen las nubes la gente encoge los hombros y mira para arriba desconfiada y si llueve se coge el paraguas, se echa un vistazo al paisaje verde y a mojarse.
Este tipo de clima obliga a que se escoja una playa que sea algo más que arena y agua.
Y, por ejemplo, Miramar, al Sur del Douro, en Vila Nova de Gaia, es uno de esos sitios que se aprecian con sol, niebla o lluvia.
Playa de Miramar con la capilla sobre las rocas. Lele Sorribas. 2008

Además de la playa y todos los servicios (restaurantes, cafés, parque, sanitarios, sombrillas, para-vientos, aparcamiento), Miramar se reconoce por la capilla que hay sobre las rocas encima del mar. Sobre ella a veces azotan furiosas las olas. Esta capilla se llama Capela do Senhor da Pedra y fue construida en el siglo XVII. En la entrada, a cada lado de la puerta, tiene unas inscripciones sobre un soporte de azulejos.
Entrada de la Capela do Senhor da Pedra. Miramar. Lele Sorribas. 2008

Las inscripciones dicen lo siguiente:
“El lugar donde se levanta esta Capela do Senhor da Pedra es ciertamente el más antiguo lugar de culto de la parroquia antes de que se celebrara a Cristo en él era un altar pagano”
“El origen del conjunto poblacional de Gulpilhares se remonta a mayor antigüedad como bien se demuestra con la gran cantidad de restos arqueológicos que se han encontrado en esta región”
“O local onde se levanta esta capela do Senhor da Pedra é certamente o mais antigo lugar de culto da freguesia antes de nele se celebrar cristo seria altar pagão”
“A origem do grupo populacional de gulpilhares remonta a maior antiguidade como bem se demonstta com o notable espólio arqueológico que nesta região tem sido achado”
Se cree que cuando fue construida, la capilla acogía rituales paganos y solo después se convirtió al Cristianismo. Actualmente, se conoce esta capilla como Capela das Bruxas. Se dice que las brujas se reúnen en ella las noches de luna llena para hacer sus rituales.
No sé si será verdad, pero toda esta aura de misticismo, religiosidad, paganismo y piedra sobre el mar, torna esta playa un lugar muy interesante y bastante siniestro.
Uno de los días que pasé por allí (18 de abril de 2009) encontré un ramo de rosas frondosas sobre la roca al borde del acantilado, un despliegue de velas por las escaleras que rodean la capilla y en la arena y montones de cera derretida en una sala encajada en la roca al lado de la capilla.
El día nublado, las flores, la cera y algunas velas todavía encendidas me pusieron el corazón a mil, pero antes de irme hice unas cuantas fotos de la escena.
 Ramo de rosas frescas y frondosas sobre las rocas al borde del acantilado y al lado de la capilla. Miramar.
Lele Sorribas. 2009
 Camino de velones en las escaleras que rodean la capilla. Miramar.
Lele Sorribas. 2009
 Montones de cera y una vela aún encendida en la sala debajo de las escaleras al lado de la capilla. Miramar.
Lele Sorribas. 2009
Velas amontonadas en la arena en los alrededores de la capilla. Miramar.
Lele Sorribas. 2009
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s