Sobre lugares desapercibidos, el Puerto de Carreiros en Oporto

Oporto tiene una historia en cada esquina, una historia en cada metro de orilla del río que la abraza: el Duero. Nada más llegar a la ciudad, uno se da cuenta de la importancia que tiene el río, por su trazado, porque se divisa casi desde cualquier punto mínimamente elevado, por la vida de la Ribeira, por la arquitectura de la costa, por las huellas de las “cheias” (las inundaciones por el desbordamiento del río en épocas de lluvia).
 
La curiosidad se despierta en el momento menos pensado, cuando uno ya ha visto la Torredos Clérigos, la  Sé, el jardín del Palacio de Cristal, la Estaciónde São Bento, la Avenidados Aliados, el Puente Dom Luís… cuando uno ya ha visto los puntos de referencia turísticos de la ciudad, uno comienza a dejarse interesar por otros lugares.
 
Una señasl advierte del peligro de ser azotado por una ola al caminar
por el muelle del puerto de Carreiros. LeleSorribas2012

El puerto de Carreiros, un pequeño muelle entre la Foz Velha e la Foz Nova, era un puerto de abrigo para cuando la navegación hacia el interior del río estaba imposibilitada por la bajada del caudal.

 
Segundo muelle, construido en 1896, del puerto de Carreiros.
LeleSorribas2012

 

Escalera de acceso al muelle del puerto de Carreiros. LeleSorribas2012

Este pequeño muelle puede pasar desapercibido en un paseo entre playas. Hoy, en el muelle ya no se ven pasajeros ni mercancías, hoy hay turistas que buscan la foto de las olas rompiendo contra las rocas, paseantes que apoyados en la barandilla meditan y melancolizan, pescadores pacientes que dejan sus cañas en soportes fijos mientras charlan. Aquello para lo que fue proyectado a dejado de ser su función, y por ello es fácil que se nos despiste entre  los pasos por el recorrido costero entre el Fuerte de São João Baptista (o Castelo da Foz) y el Fuerte de São Francisco Xavier (o Castelo do Queijo).
 

Placa en la que se recuerda que éste fue un puerto de refugio.
LeleSorribas2012

 

La fecha de su construcción no está clara, uno de los primeros documentos en los que se nombra es de 1619, en el que aparece diseñado con forma de concha y en el que se preveía su uso como refugio para barcos de pesca. Los usos fueron creciendo en función de las necesidades, en 1860 hay constancia de que en Carreiros había un núcleo poblacional, entonces el puerto comenzó a recibir mercancías y pasajeros. Debido a ello, para facilitar estas nuevas funciones, en 1869 se construyó el primer tramo del muelle; y así, entre 1881 y 1885 tuvo que ser construido el segundo tramo del muelle. Pero de la misma manera que creció su protagonismo, decreció. En 1908 la concentración de la actividad en el reciente puerto de Leixões hizo que el puerto de Carreiros, así como otros tantos puertos de abrigo que se encuentran por toda la costa hasta la entrada en el Duero, perdió sus usos.
 
Ahora esos puertos son lugares donde el tiempo perdió el sentido, lugares que pueden pasarnos desapercibidos y con ellos, sus historias.
 Vista del muelle con sus actuales habitantes. LeleSorribas2012

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s